Insomnio o dificultad para dormir

Dormir

Cómo tratar enfermedades y trastornos del sueño: insomnio, terrores nocturnos, somniloquia... Consejos para dormir bien

El insomnio es una condición que se caracteriza por la dificultad de conciliar el sueño y permanecer dormido. Incluye una amplia gama de trastornos del sueño, de la falta de la cantidad de sueño hasta la falta de calidad del sueño.

El insomnio a menudo se clasifica en tres tipos. El insomnio transitorio que se produce cuando los síntomas duran desde unos pocos días hasta unas pocas semanas.

Insomnio

El insomnio agudo o de corto plazo que es cuando los síntomas duran varias semanas. Y el insomnio crónico que se caracteriza por el insomnio que dura meses y años.

La palabra insomnio viene del latín "in" (no) y "somnus" (sueño).

El insomnio puede afectar a todos los grupos de edad y es más común en las mujeres adultas que en los hombres adultos. La afección puede llevar a un mal desempeño en el trabajo o en la escuela. La obesidad, la depresión, la ansiedad, la mala función del sistema inmunológico, reduce el tiempo de respuesta y un aumenta el riesgo y la gravedad de la enfermedad a largo plazo.

Investigadores de la Universidad de Pittsburgh en la revista Sleep publicaron un artículo diciendo que la falta de sueño durante la adolescencia de una persona aumenta el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

La falta de sueño hace que la gente quiera comer comida basura. Investigadores de UC Berkeley informaron en Nature Communications que la falta de sueño afecta nuestra toma de decisiones con respecto a los alimentos que comemos.

¿Qué causa el insomnio?

El insomnio puede ser causado por factores físicos, así como factores psicológicos. A menudo hay una condición médica subyacente que causa el insomnio crónico, mientras que el insomnio transitorio puede ser debido a un evento o a una aparición reciente.

Causas del insomnio

  • Drogas, alcohol y medicamentos: cafeína, nicotina, alcohol, estimulantes, antidepresivos, medicamentos para la presión del corazón y la sangre, medicamentos para la alergia, descongestionantes, medicamentos para bajar de peso, antihistamínicos, cocaína, efedrina, anfetaminas, metanfetaminas, antibióticos de fluoroquinolonas.
  • Los trastornos del ritmo circadiano: el jet lag, los cambios de turno de trabajo, altas altitudes, ruido, calor o frío.
  • Problemas psicológicos: estrés, la ansiedad, la depresión, la manía, la esquizofrenia.
  • Condiciones médicas: lesiones cerebrales y tumores, derrame cerebral, dolor crónico, síndrome de fatiga crónica, insuficiencia cardiaca congestiva, angina de pecho, enfermedad de reflujo gastroesofágico, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, asma, apnea del sueño, enfermedades de Parkinson y de Alzheimer, hipertiroidismo, artritis.
  • Las hormonas: estrógeno, los cambios hormonales durante la menstruación.
  • Otros factores: dormir junto a una persona que ronca, parásitos, enfermedades genéticas, mente hiperactiva, embarazo.
  • Tecnología de los medios de comunicación en el dormitorio: Investigadores de la Universidad de Helsinki, Finlandia, en la revista BMC Public Health publicaron que la tecnología de los medios de comunicación en el dormitorio altera los patrones de sueño en los niños. Ellos encontraron que los niños con televisores, computadoras, consolas de videojuegos, reproductores de DVD y teléfonos móviles en sus habitaciones durmieron considerablemente menos que los niños sin estos dispositivos en sus habitaciones.

¿Quién es más propenso al insomnio?

Algunas personas son más propensas a sufrir de insomnio que otras.

Estas incluyen:

  • Viajeros.
  • Los trabajadores que tienen cambios frecuentes en los turnos.
  • Las personas mayores.
  • Los usuarios de drogas.
  • Estudiantes adolescentes o adultos jóvenes.
  • Las mujeres embarazadas.
  • Las mujeres menopáusicas.
  • Las personas con trastornos de salud mental.

¿Cuáles son los síntomas del insomnio?

Sí, el insomnio puede ser un síntoma de una condición médica subyacente. Sin embargo, hay varios signos y síntomas que se asocian con el insomnio.

  • Dificultad para conciliar el sueño por la noche.
  • Despertarse durante la noche.
  • Despertarse antes de lo deseado.
  • Sentirse cansado después de una noche de sueño.
  • Fatiga diurna o sueño.
  • Irritabilidad, depresión o ansiedad.
  • Falta de concentración y enfoque.
  • Estar descoordinado, un aumento de los errores o accidentes.
  • Las cefaleas tensionales.
  • Dificultad para socializar.
  • Síntomas gastrointestinales.
  • Estar preocupado por si uno no puede dormir.

¿Cómo se diagnostica el insomnio?

Un especialista en el sueño por lo general te iniciará en una sesión de diagnóstico haciéndote una batería de preguntas sobre tu historial médico y los patrones de sueño. Un examen físico de ti se llevará a cabo para buscar condiciones que puedan causar insomnio. Del mismo modo, los médicos pueden detectar trastornos psiquiátricos y el uso de drogas y alcohol. No es raro que un especialista del sueño te pida que hagas un diario de sueño.

Pruebas más sofisticadas pueden hacerte como una polisomnografía, que es una prueba que se hace durante la noche cuando duermes, y que registra los patrones de sueño. Además, una actigrafía se puede llevarse a cabo, el cual utiliza un pequeño dispositivo de pulsera llamado actígrafo para medir los patrones de movimiento y de sueño-vigilia.

Tratar el insomnio

¿Cómo se trata el insomnio?

Algunos tipos de insomnio se resuelven por sí mismos cuando se elimina la causa subyacente o está desaparece. En general, el tratamiento del insomnio se centra en determinar la causa de los problemas de sueño. Una vez identificados, esta causa subyacente puede ser adecuadamente tratada o corregida.

Además de tratar la causa subyacente del insomnio, ambos, tratamientos médicos y no farmacológicos (de comportamiento) se pueden emplear como terapias complementarias.

Los enfoques no farmacológicos para el tratamiento del insomnio son:

  • Mejorar la "higiene del sueño", hacer ejercicio diariamente, no forzar el sueño, tratar de mantener un horario regular de sueño, evitar la cafeína por la noche, no fumar, no irse a la cama con hambre, asegurarse de que el medio ambiente de la habitación es confortable.
  • Utilizar técnicas de relajación, como la meditación y la relajación muscular.
  • Terapia cognitiva, buscar asesoramiento o terapia de grupo.
  • Terapia de control de estímulos, sólo ir a la cama cuando tengas sueño, abstenerse de ver la televisión, leer, comer, o preocuparse en la cama, establecer una alarma para despertarse la misma hora todos los días (incluso los fines de semana), evitar siestas largas.
  • Restricción del sueño. Disminuir el tiempo en la cama y privar parcialmente de sueño a tu cuerpo para que esté más cansado a la noche siguiente.

Los tratamientos médicos para el insomnio incluyen:

  • Pastillas para dormir con receta (a menudo las benzodiacepinas).
  • Antidepresivos.
  • Asistencia para dormir sin receta.
  • Los antihistamínicos.
  • La melatonina.
  • Ramelteon.
  • Valeriana officinalis (llamada comúnmente valeriana).

La música puede ayudar a prevenir el insomnio

La optimización de onda cerebral, es un método no invasivo que envía las frecuencias del cerebro de nuevo a sí mismo con el uso de tonos musicales. El resultado puede ser un equilibrio entre los dos hemisferios del cerebro, que parece aliviar los síntomas de insomnio. En pocas palabras, los tonos musicales matemáticamente organizados pueden ayudar a tratar el insomnio.

Artículos relacionados con Insomnio o dificultad para dormir